8 cosas que NO hacer en Koh Rong Sanloem

Como comenté en la anterior entrada en la que hablaba sobre la caótica Sihanoukville, los últimos días de mi estancia en Camboya los pasé en la paradisiaca isla de Koh Rong Sanloem.

Estuve pensando en escribir una entrada «gancho», de estas típicas de algunos blogs; «8 cosas que hacer en…», pero después de pensarlo 10 minutos, llegue a la conclusión de que en 2 días y medio «tirado» por aquellas playas, no hice ni la mitad de cosas, así que para solucionar el problema opte por escribir lo que NO hice, que fueron bastante más que las que hice.

1. NO TE LEVANTES TEMPRANO

Total, nadie lo hace. Los pocos establecimientos que hay (al menos en M-Pay Bay) no suelen abrir antes de las 9 de la mañana, exceptuando algún bar para desayunar. La gente lleva una vida de lo más tranquila, al menos en esta parte de la isla, así que no te vuelvas loco planeando «lugares que ver» o a los que ir.

2. NO TE ACUESTES TEMPRANO

A pesar de ser una isla pequeña, donde entre locales y extranjeros asentados allí no suman más de unos cientos de personas, en Koh Rong Sanloem hay fiesta casi todos los días. Una fiesta tranquila y humilde, nada comparado a las islas Phi Phi, por ejemplo, pero sí lo bastante animadas como para que no te tengas que ir a la cama antes de las 1 de la mañana.

3. NO PLANEES TUS DÍAS CON ACTIVIDADES O LUGARES QUE VISITAR

Me imagino que si vas a una pequeña isla, y más en concreto a una pequeña parte de la misma como M-Pay Bay, no será precisamente con la idea de estar todo el día estresado mirando lugares a los que ir y sitios que visitar, sino simplemente para relajarte no haciendo NADA. En M-Pay Bay lo único que encontrarás es un pequeño muelle, no más de diez hostales y guesthouses, unos cuantos restaurantes, una pequeña y curiosa escuela para los niños locales y unas pocas viviendas de los mismos. Lo demás son playas y selva virgen. Como mucho puedes alquilar un Kayak o un pequeño velero en uno de los restaurantes que cuenta con este servicio, lo demás es todo relax y tranquilidad.

4. NO TE PIERDAS LA PUESTA DE SOL

En este punto no soy nada consecuente con mis palabras. Yo me la perdí. Ni si quiera me molesté en ir hasta «Clear Water Bay» donde (según me dijeron) se contemplan unas espectaculares puestas de sol. Si vais, ya me contaréis que tal, jajaja.

5. NO TRATES A LOS LOCALES, SOBRE TODO A LOS NIÑOS, COMO ATRACCIÓNES DE FERIA

Muelle Koh Rong Sanloem

Algo así se puede leer en algunos carteles por la isla, y es lógico. Los habitantes locales de Koh Rong Sanloem, viven y se relacionan con los extranjeros con total normalidad). Así que quizás por estar ya bastante habituados a los turistas no les guste que aún vengan algunos y cojan a los niños o los traten como si fueran monos de feria.

6. NO TIRES BASURA NI ENSUCIES LA ISLA

Playa Koh Rong

Por favor. Koh Rong Sanloem es una isla todavía virgen que no está sobreexplotada por el turismo salvaje, con lo que se puede disfrutar de su sabrosa tranquilidad y calma. Por ello, vamos a contribuir un poco (si vamos) a mantenerla así y que no se convierta en un vertedero. Digo esto, porque mientras me bañaba en sus azules aguas, me encontré alguna que otra lata de refrescos y hasta cartas de póker. Sí, entre la fina arena del fondo de la playa. Por supuesto que los locales a veces no contribuyen mucho a que la isla se mantenga limpia, pero lo mínimo que podemos hacer nosotros si vamos es no ayudar a ensuciarla más y dar un buen ejemplo para que las cosas mejoren.

7. NO DEJES DE DISFRUTAR DE SUS INCREIBLES PLAYAS

Playas Koh Rong Sanloem

Esto lo doy por hecho en cuanto pongáis los pies en el muelle y contempléis las preciosas playas de arena fina que tenéis a vuestro alrededor. La temperatura del agua es cálida incluso en invierno, con lo que podréis disfrutar de unos baños espectaculares.

8. NO TE VALLAS SIN HABER RECARGADO LAS PILAS AL 100%

A pesar de lo que muchos puedan pensar, un viaje se puede convertir en agotador y estresante si no sabemos enfocarlo adecuadamente. Ya sea porque intentamos abarcar demasiado en muy poco tiempo o porque nos cargamos de obligaciones y responsabilidades, llega un punto en el que no podemos más. Es por eso que en un viaje de larga duración, cada cierto tiempo debemos seleccionar algunos lugares en los que simplemente detenernos (sí, dejar de visitar, de conocer y de explorar) para simplemente DESCANSAR y ponernos al día con nuestros asuntos pendientes y con nosotros mismos, sobre todo si mientras viajas estás «trabajando» en un blog, o cualquier otro proyecto personal o empresarial. Yo elegí esta isla de Camboya para ese fin, al igual que elegimos las islas Phi Phi en Tailandia. Y hasta que no me encontré al 100% (que sucedió al cabo de dos días y medio) no empaqué la mochila y levanté el campamento.

Así que después estas 8 cosas que NO hice en Koh Rong Sanloem y recargar las baterías al 100%, volví a la frustrante Sihanoukville, únicamente para coger otro de mis queridos autobuses nocturnos (el más largo e interminable que habría cogido hasta el momento), que en unas «16 horitas», haciendo su correspondiente escala de más de 3 horas en Nom Pen, nos trasladó hasta la ciudad más habitada de Vietnam, al sur del país: Ho Chi Minh (o Saigón).

¡Comparte si te ha gustado!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies