Desde Jaipur (India), mis mejores deseos para este nuevo año 2020

Me encuentro en Jaipur (India) desde ayer de madrugada que llegué. Este ha sido el lugar que he escogido (o que he podido escoger, porque tenía pensado irme para Agra), para pasar estas fechas de final y comienzo de año. Jaipur me gusta. Es una interesante ciudad, con mucha historia y mucho que ofrecer al visitante. Hasta el momento de llegar a Jaipur la experiencia en India iba mal, he de decirlo. Desde el momento en el que pisé tierra y salí del aeropuerto, los Indios DE NUEVA DELHI se empeñaron en estafarme día tras día (y sospecho que no sólo a mí), hasta el punto de sentirme realmente molesto y violentado en algunos momentos concretos. Por suerte, la llegada a Jaipur ha enmendado un poco mi percepción sobre los indios, y hasta el momento han sido apenas uno o dos los que se me han acercado pensando que era el hijo secreto de Bill Gates, o de la Duquesa de Alba, si lo queremos más a la española.

Habitación de guesthouse Jaipur
La «suit» privada (con baño y ducha propios) que me he «regalado» para estas fechas. 7€ la noche

Este año, como os podréis imaginar, ha sido muy especial para mí. 2019 ha sido el año del comienzo de MI GRAN VIAJE. Por todas las experiencias y aprendizajes vividos, este año se quedará grabado por siempre en mi memoria. Hasta ahora, creo que ha sido una de las decisiones más importantes y acertadas (sino la que más) que he tomado en mis 28 años de existencia.

Pero no tengo pensado hacer de esta entrada un «tostón», así que «vamos al turrón«, nunca mejor dicho. Este año, y todos los que están por venir, os deseo muchísima felicidad, amor, valor, y coraje para tomar las decisiones acertadas que os hagan avanzar y crecer como personas, que desde mi opinión existencial, es para eso por lo que estamos aquí. Quienes me conocen saben que desde hace ya muchos años mi espíritu navideño se fue apagando hasta quedar prácticamente en nada. Pero eso no quita que compras absurdas y consumismo desmedido aparte, estas fechas sean también símbolo de amor, de reconciliación, de estar junto a la familia y junto a todas esas personas que queremos y viceversa. Es por ello por lo que me decidí a publicar esta entrada, porque todavía creo en todo ello y si la promoción ayuda en algo, bienvenida sea.

Yo mientras tanto, echando de menos a la familia y amigos en la distancia, seguiré con este viaje del que estoy aprendiendo y creciendo tanto, y al mismo tiempo me está haciendo muy feliz. Mi deseo para este nuevo año que entra, es conseguir, aunque sea en cierta medida, que todos los que me leéis y visualizáis las fotografías que hago y publico, os sintáis de alguna manera en el lugar del que hablo, sintiendo las mismas emociones y experiencias, y así podáis disfrutar conmigo de este viaje.

¿Y qué regalo podría haceros yo a vosotros? ¿Cómo agradeceros al menos un poco, que sigáis ahí, en cada entrada, leyéndome y siguiéndome? Pues se me ha ocurrido algo interesante, a ver qué os parece:

De todas las imágenes y experiencias vividas hasta ahora con el blog, voy a seleccionar una por cada mes del año, doce en total, mostrando la foto y describiendo la experiencia vivida. Sin más preámbulos, allá van:

ENERO

Enero es el comienzo del año, y esta imagen fue el comienzo de nuestra aventura. Tomando unos snacks en el aeropuerto de Alicante momentos antes de coger los dos largos vuelos que nos llevarían hasta tierras asiáticas.

FEBRERO

Mahanakhon Skywalk

Los momentos vividos en la azotea de Mahanakhon, disfrutando de aquellas impresionantes vistas en panorámica de la ciudad de Bangkok, dieron por buenos los 26,30€ que pagamos por la entrada.

MARZO

Elefantes Chiang Mai

Nos plantamos en el norte de Tailandia, en la provincia y ciudad de Chiang Mai. Allí disfrutamos enormemente entre festivales, elefantes y la selva y sus pobladores.

ABRIL

Los nativos de la selva de Chiang Mai, especialmente los niños, fueron una de las mejores partes del trekking que realizamos durante un día y medio por aquellos lugares.

MAYO

Phi Phi Islands

En mayo, el frío comienza a ser un recuerdo borroso para dar paso a la templada brisa de la primavera. Nosotros encontramos en las Islas Phi Phi, al sur de Tailandia, un lugar perfecto para refrescarnos y combatir un poco del sofocante calor tailandés.

JUNIO

Monkey Beach

Ahora que llega el buen tiempo, y no queremos que nadie se lo pase enfermo o en el hospital, considero importante recordar la mala experiencia que vivimos con los monos de «monkey beach» en las Islas Phi Phi, para que no se vuelva a repetir.

JULIO

Kompong Phluk

De Tailandia nos fuimos hacia Camboya, un país mucho más humilde y con una historia más profunda que el anterior. En la imagen me encuentro chocando las manos con unas niñas en el poblado de «Kompong Phluk».

AGOSTO

Koh Ker

Koh Ker, uno de los templos que más me gustaron de todo el recinto de Angkor. Pasamos una excelente jornada en un lugar lleno de magia y con gente magnífica. ¿Qué mas se puede pedir?

SEPTIEMBRE

Angkor Wat

Sea cual sea tu opinión sobre Angkor y todos los templos que lo componen, esta visita se convierte irremediablemente en una experiencia única que marca tu vida para siempre.

OCTUBRE

Pesca río Siem Riep

Curiosa jornada la que pasamos Rob y yo con nuestro amigo Chour y parte de sus colegas pescando «con red» en el río Siem Riep.

NOVIEMBRE

Nom Pen

Mi llegada a la capital camboyana, Nom Pen, resultó en un curioso contraste de lugares y elementos que hicieron que disfrutara mucho de su estancia.

DICIEMBRE

Yeay Pehn

La plaza de «Yeay Pehn», en Nom Pen, desde donde pude disfrutar de una curiosa y bonita puesta de sol entre grandes edificios y plazas.

Pues estas serían las doce imágenes y momentos que he seleccionado para resumir en doce instantes la aventura de mi viaje. Espero que los hayáis disfrutado, rememorando momentos e imágenes, tanto como yo. Quería informaros también de que la próxima entrada, –siguiendo nuestro paso por Camboya– llegará muy pronto, posiblemente pasado mañana, y junto con ella otra más que ya tengo casi preparada, así que será un inicio de año agitadito en nuestro «Penúltimo Viaje«.

Y antes de despedirme, quería pediros una cosa más; si os ha gustado esta entrada y os gustaría felicitarme el año nuevo también, me gustaría que lo hicierais a través de los comentarios del blog, que encontraréis un poco más abajo, nada más terminar la entrada. Es muy fácil hacerlo, tan sólo tenéis que poner vuestro nombre, correo electrónico, y rellenar el campo de «Comentario» con vuestros deseos y felicitaciones de año nuevo. Os agradecería mucho que lo hicierais así, y entre todos le damos un poco más de vida y dinámica al blog. Muchas gracias y:

¡FELIZ AÑO NUEVO 2020!

¡Comparte si te ha gustado!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies